Identificate
Contacto
  • La Botella De Vino 1/1

Suponemos que, a casi el 95% de los consumidores de vino, les ha surgido la misma pregunta.

¿Por qué el vino se comercializa en botellas de vidrio y de 750ml?


Como bien sabes, el vino es mucho más antiguo que las propias botellas. En sus orígenes, el vino era almacenado en ánforas de arcilla y barro pasando, posteriormente, a las conocidas barricas.

Ese cambio se produjo ante la fragilidad de las ánforas, ya que al ser tan inconsistentes era importante el número de unidades que rompían en los trayectos de transporte y almacenaje.

Cuando los romanos conquistaron tierras galas, descubrieron que estos usaban barricas de roble para almacenar cerveza. Estaban fabricadas con el mismo proceso que los barcos, es decir, humidificar y calentar las tablas de madera para darles forma. Con este sistema el transporte sería más seguro y los romanos se pusieron manos a la obra y eligieron principalmente el roble, fácil de moldear , abundante en toda Europa y muy impermeable, algo imprescindible para la buena conservación del líquido.

Otra de las peculiaridades de las barricas, y que a los romanos más le apasionaron, era su facilidad para mover estos recipientes, ya que por su forma podían moverse rodando por el suelo sin peligro de rotura. De esa forma, y sin saberlo, se estaba produciendo las primeras alteraciones  de las propiedades del vino.

Más tarde se darían cuenta de que el vino tras pasar un tiempo en barricas, tenía mejor color, sabor y aromas.

A lo largo del siglo XVII el vino ya era una bebida selecta, muy consumida en celebraciones, y es por eso que se demandaba ya otro tipo de envase más cómodo y con posibilidad de manejarse en los hogares. Unos siglos antes, concretamente en el XIII y en la antigua Venecia, muchos estudiosos comenzaron a estudiar el vidrio aprendiendo su composición y a continuación su manipulación, lo que llevó a su perfección siglos después llegando al nombrado XVII en la que la botella de vidrio irrumpió de forma definitiva.

Por aquella época las botellas se elaboraban de forma individual y no tenían la misma forma que las que conocemos actualmente, eran más redondas y con las paredes mucho más finas debido a la técnica del soplado. Unos años más adelante y con la aparición del Champagne y otros espumosos, la técnica de fabricación tuvo que perfeccionarse y mejorar para que las botellas pudiesen soportar la presión producida por este tipo de vinos y su gas carbónico.


¿Por qué de 750ml?


Se manejan varias teorías, una es la de la elaboración de dichas botellas, ya que, como hemos comentado anteriormente, estas se elaboran mediante la técnica de soplado de vidrio y por lo tanto un operario y en una sola soplada, era la media que podía realizar sin tener que tomar aire de nuevo, consiguiendo así que el proceso de elaboración fuese más rápido y menos trabajoso.

Otra de las teorías se refiere al consumo diario por persona y día de vino y agua mezclado y que era de 750ml. Una última teoría y quizás la más acertada, tiene que ver con la medida estándar de esa época, el galón inglés. 750ml es la quinta parte de un galón inglés y los comerciantes pensaron que esa era la medida idónea para el transporte y almacenaje en grandes cantidades.

Ya en 1821 se patentó el método de elaboración de las botellas de vidrio de forma mecánica y así nació la botella de vino. En 1970 y a través de un tratado internacional se estableció la medida de 750ml para el comercio del vino.

Hoy en día conocemos más medidas como la Magnum, Benjamín o Matusalem, pero eso ya lo comentamos un próximo blog.




Compromiso Dicasa
Compra segura
Entrega en 48-72H
Gestión de incidencias
Seguro anti-rotura